Cómo rescatar una empresa que está a punto de la quiebra

Algunos consejos que podrías tomar en cuenta para rescatar una empresa:

  • Dedícale tiempo. No es momento de abandonar la empresa, es justo el preciso momento en que debes dedicar más tiempo a estar en la empresa, estudiar estrategias, analizar resultados, buscar nuevas formas de mejorar y hacer todo lo posible para rescatar una empresa y que sobreviva a ese mal momento.
  • Considera la inclusión de un Inversionista: Puedes considerar la participación a inversionistas que crean en tu proyecto y estén dispuestos a inyectarle los recursos necesarios para reposicionarlo. En este caso tendrías que trabajar en un buen plan de negocios y ponderar darle participaciones importantes en términos de acciones dentro de tu empresa.
  • Llevar el control de las cuentas: Una de las razones por la cual una empresa se va a la quiebra es la falta de control y seguimiento del flujo de activos que esta maneja, llevar el control de las cuentas es una de las actividades más importantes, no solo debemos cumplir con el pago de impuestos, también otros aspectos contables que tenemos que cuidar. Es necesario realizar un balance mensual para ver cómo van las cuentas, la solvencia, ingresos, gastos y flujo de caja.
  • Asesorarse y escuchar a los empleados: Recordemos que si tenemos alguna duda podemos consultar. Asesorarse con especialistas, asistir a foros, conferencias, talleres y congresos de emprendimiento, finanzas y temas relacionados con el marketing. Las consultas no requieren de grandes gastos pues estas pueden venir de personas cercanas a nosotros, desde nuestros asesores bancarios hasta personas que tienen más experiencia en el mundo de los negocios.
  • No te conduzcas por orgullo o miedo: Cuando las cosas van mal siempre hay alguien a quien culpar. Con demasiada frecuencia, los directores ejecutivos o altos directivos tienen demasiado orgullo como para admitir sus errores y toda la organización resiente eso. Una naturaleza obstinada puede ser un agujero en la proa de un barco que se hunde. “Para mí es uno de los criterios que utilizó para decidir si voy a trabajar con una empresa o no”, dice Bristol.
  • Es necesario conocer el ciclo operativo financiero: Qué es lo que puede generar un problema de flujo de efectivo o si las condiciones con los proveedores son diferentes. “Es identificar, dónde se puede tener un problema que haga que el efectivo no esté disponible, tener una idea clara de cuánto efectivo se va a generar, en qué se va a destinar, y si será suficiente, si no, qué acciones se tienen para mitigar el problema”.
  • Adapta tu empresa a la nueva realidad: Haz un nuevo estudio de mercado, plantéate unos nuevos objetivos, reconoce que las cosas no son iguales y actúa en consecuencia. Replantea tus estrategias empresariales.
Rubén Antúnez

Rubén Antúnez

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipiscing elit dolor

También te puede gustar este contenido